Todos los días son una prueba de tolerancia.

¿Qué tan tolerante eres cuando tu bebé se pone incontrolable? Todos los días estás a prueba máxima, sobre todo si el bebé es una máquina imparable de berrinches y llanto.

Eres la persona más cercana a él con la que pasa la mayoría del día y te toca todo lo malo y bueno, desde las travesuras hasta el llanto cuando tiene sueño y no puede dormir. Pero, ¿qué tan tolerante eres con él? ¿Hasta qué número cuentas cuando hace una travesura?

Tu pequeño está investigando todo y encontrando cosas nuevas que le llaman la atención, es bien sabido que un momento a solas puede ser desastroso. Cuando son pequeños su fuerte es hacer cosas que pueden ponerlo en peligro o que pueden destruir cualquier cosa a su paso.

Hay cosas que te pueden sacar una gran sonrisa, pero hay otras que pueden sacarte de tus casillas. Tu bebé no es un adulto que entiende inmediatamente cuando le dices que no, a él le tienes que dar una razón para que sepa que lo que está haciendo no es correcto.

Respira y analiza sus acciones, ¡no le pegues o grites! Se trata de que comprenda que no debe hacerlo más, pero si le pegas o gritas se puede asustar o, en el peor de los casos, se convertirá en un bebé rebelde, un pequeño que hará lo que quiera y lo que sea.

Pon a prueba tu tolerancia, que cada día sea mejor para que puedas hacerle entender a tu bebé las cosas que debes hacer y las que no.