Sus metas de desarrollo.

Trabajar en las metas que deseamos es bueno para todos, incluyendo para nuestros hijos. Es importante ir enseñando a nuestros pequeños a ponerse metas y, por supuesto, a cumplirlas; mientras más pequeños lo aprendan, mejor.

Por supuesto que quieres que los sueños de tu pequeño se hagan realidad, por eso es importante que su mente esté concentrada en lograr el objetivo. No se trata de que solo se ocupe de eso pero sí es importante que, ya que tiene claro que quiere hacer, le ayudes a lograrlo.

Prácticamente tu bebé ahora es una persona grande, al igual que tú. La diferencia es que él no tiene una carga emocional porque no hay responsabilidades que lo agobien, por eso será más fácil que trabaje en aquello que quiere hacer, hay que ser constante para que cuando esté más grande no haya presión.

Las metas deben ser pequeñas y más visibles, cuando él comience a lograr por su propia cuenta lo que ha querido, con ayuda de su planeación y trabajo, le dará preparación, hábito y la mentalidad necesaria para tener éxito. Es mejor que se tarde un poco más en lograr lo que quiere a que, por ayudarlo, hagas todo tú, pues siempre esperará que mamá solucione el problema.

Presta atención a lo que hace pero también deja que logre sus metas y que se sienta muy feliz por los logros.

¡Ustedes son un equipo vencedor!
 

Fuente: Educapeques