Qué debe hacer mi bebé a los dos años.

El pequeño ha crecido y se nota, ya camina, dice algunas palabras, está en la tarea de dejar el pañal y biberón… ¡Se está convirtiendo en un campeón! Muchos de estos logros son gracias a ti, mamá, pero también a él porque tiene ganas de explorar y conocer el mundo.


El niño ya debe saber correr en cualquier dirección, se baja de la cama y corre, quiere dejar la carriola y pegar carrera. Las veces de cargarlo largas distancias se han terminado, mamá y papá pueden descansar la espalda. Lleva un botiquín pequeño para cualquier accidente, unas bandas, toallas antisépticas y poner atención por dónde va el pequeño torbellino.

Mediante el juego o manera natural empezará a imitar gestos, sonidos y palabras. El niño va pronunciando palabras y al mismo tiempo entiende su significado para volver a usarlas. Empieza el juego simbólico, logra cuidar a un bebé, convierte una pieza de madera en coche, aprende a disfrazarse y lo disfruta. Este juego va ligado a su capacidad de imitar relaciones y objetos a su alrededor.

El pequeño es un gran constructor, desde un rompecabezas hasta ensamblar piezas más complejas para armar algo grande. Además de romper, tirar y destruir, ahora también tiene ganas de juntar, levantar y crear.

Prepárate porque a tu pequeño le encantará mancharse de todo, tierra, pintura, comida. Es un intento por impregnarse de la realidad, por entender las texturas de las cosas y lo debes permitir hasta cierto punto. Una cosa es que lo haga con el afán de explorar y otro que sea sólo por ensuciarse.

¿Qué hace tu pequeño o pequeña a los dos años?

Fuente: Guía Infantil