Mi hijo y mi smartphone.

El avance de la tecnología hace que cada vez haya más gadgets con los que los niños se identifican y que algunos padres les dan para que se entretengan más tiempo. Hace unos años la tarea era reducir lo más que se pudiera las horas frente a la televisión y ahora, que no usen tu Smartphone.

Muchos padres prefieren darles a sus hijos una tableta o bien, su Smartphone para así mantenerlos ocupados más tiempo sin que den batalla o rieguen los juguetes por todos lados. Los pequeños dejan de ver televisión y quieren estar viendo videos todo el día.

Las pantallas de estos aparatos emiten cinco veces más la luz de onda corta, eso las hace nocivas para los ojos y una exposición constante puede dañar su retina, ya que, el cristalino está aún en desarrollo y no filtra este tipo de luz de manera eficiente.

Los pequeños de 0 a 2 años no deben tener contacto con tabletas o Smartphones en lo más mínimo, de los 3 a 5 años debe ser un uso de una hora al día y de 6 a 18 como máximo dos horas diarias. 

Que tu pequeño pase mucho tiempo pegado a la tecnología perjudica su desarrollo, el pequeño se hace más pasivo y no le interesa ningún tipo de interacción con la gente a su alrededor.  Es mejor una buena colección de libros para iluminar o para que sus papás puedan leerle.
 

Fuentes: Guía infantil, American Academy of Pediatrics