Errores que cometemos al quitar el pañal al pequeño.

La tarea de quitar el pañal al pequeño, es algo complicada pero, llegados los 24 meses, mamá tiene que enfrentarse a la tarea de lograr que su pequeño se despida de algo que le da seguridad. La clave es estar lista y segura.
 
La edad en cada niño varía, unos están listos entre los 18 y 24 meses otros casi hasta los 3 o 4 años.
 
Todo es más fácil cuando detectas que tu hijo está listo para decir ¡adiós, pañalito! Debes observar su comportamiento, que te deje ver que está listo para intentar ir al baño por sí solo. Este proceso podría tardar más de lo que crees, necesitas paciencia y debes apoyarlo en sus intentos. Si después de algunas semanas no hay resultados positivos quiere decir que tu pequeño no está listo.
 
Jamás lo intentes cuando la vida del pequeño esté en constante cambio, la llegada de un hermano, mudarse de casa, cambio de escuela, pues pueden provocar algún retroceso en el comportamiento de tu hijo.
 
Bajo ninguna circunstancia lo presiones si está interesado, háganlo a su paso, de lo contrario espera a que dé señales de que está listo. Si está nervioso podría empezar a retener sus disposiciones, se habla de estreñimiento y otros problemas.
 
Idea un plan de acuerdo a la personalidad de tu hijo y tuya, no intentes seguir los métodos de otras madres. Recuerda que cada pequeño aprende y está listo de diferente manera y en diferentes etapas.
 
No debes reprimirlo o castigar si no quiere dejar el pañal y sentarse en la bacinica, de lo contrario te costará más trabajo del que piensas. Si te enojas y lo regañas, lograrás que le quite la atención por completo, no querrá tener un accidente y que mamá se moleste.
 
La clave de que el pequeño aprenda a ir al baño es que estés segura y tranquila para que él lo perciba y le agrade la idea de intentarlo. ¡Mamá feliz es igual a pequeño feliz y amado!
 
Fuente: Diario ABC