El niño y la televisión.

La televisión puede ser un medio para que las mamás mantengan ocupados a los niños un buen rato, pero hay que tener cuidado de no abusar con las horas que pasan frente a ella.
 
Las horas que pasan frente a la televisión se pueden asociar con el riesgo a fomentar la incomunicación, sedentarismo y en el peor de los casos Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH) que tiene fuerte impacto en el desarrollo y vida del pequeño.
 
Lo ideal es que no pasen más de dos horas diarias frente al televisor, aunque es un medio que los papás pueden usar como un instrumento de educación muy útil. Está en nosotros como papás dar un buen ejemplo a los niños.
 
Se enciende el televisor para ver cierto programa y al finalizar se debe apagar, así de sencillo. El pequeño se acostumbrará a que solo debe verla un rato y después debe hacer otras actividades. No se usa como herramienta de entretenimiento para que se calmen o dejen de llorar.
 
No se te ocurra poner un televisor en el cuarto de los niños bajo ningún motivo. Éste debe estar en la sala o el cuarto de los papás. Debes tener la capacidad para hacer que tu pequeño encuentre otras formas de entretenerse.
 
El niño debe pedir permiso a mamá o papá para encender el televisor y, así mismo, debe entender que es hora de apagarla para continuar con las tareas. No hay programas televisivos durante la comida o mientras hacen tarea, ¡jamás!
 
Siempre es buena opción que vean los programas juntos, supervisas lo que pasa en ella al mismo tiempo que puedes despejar sus dudas y que aprenda cosas nuevas.
 
¿Cómo manejas los horarios de televisión en casa?
 
 
Fuente: Medline Plus-Biblioteca Nacional de Medicina de E. E. U. U.