Cómo soluciono su “mamitis aguda”.

Mamá y su inseparable pequeño, todo es felicidad porque nos gusta sentirnos cerca de ellos y compartir cada día de aprendizaje y crecimiento juntos, pero es muy cierto que algunos pequeños rebasan el límite del vínculo mamá-hijo. Su camino a la independencia tiene que ser junto a mamá.
 
Muchos niños pasan mucho menos tiempo con papá aunque él los divierta y consienta. En muchos casos estas acciones hacen sentir mal a papá, a pesar de que ellos no lo sepan. No lo hacen con mala intención, aún no saben distinguir todas las emociones.
 
Para lograr que el niño deje su “mamitis” es indispensable que ambos adultos en casa contribuyan. Las tareas del pequeño se deben repartir entre mamá y papá a partes iguales. Así el pequeño no sentirá que uno usurpa al otro.
 
Acostumbra a tu pequeño a pasar tiempo con otros integrantes de la familia como abuelos y tíos. No todo gira alrededor de los padres, cada uno debe estar consciente que es mejor darse un espacio.
 
No seas una mamá sobreprotectora, déjalo hacer sus cosas. Comer solo, vestirse solo, lavarse los dientes, deja que intente hacer las cosas por su propia cuenta. Poco a poco será más independiente.
 
Él aprenderá a separarse de ustedes poco a poco, ¡papás, deben hacer lo mismo! Deben estar seguros y confiados en lo que él puede lograr para que lo sienta y se aventure. Todo será más fácil si nota que sus papás están tranquilos.
 
Todo proceso debe darse poco a poco, no quieras que de la noche a la mañana se te despegue.
 
¿Cómo es tu hijo contigo?
 
Fuente: Ser Padres