Adiós chupón, cuna y pañal.

Los dos años no son fáciles para los niños, tienen que dejar muchas cosas a las que están acostumbrados. La tarea de mami es hacerlos sentir seguros para que el proceso sea menos doloroso, amor, respeto, paciencia y más amor. 
 
Tu pequeño se tiene que despedir de la cuna para cambiar a la cama, del pañal por el baño, del chupón y biberón por el vaso entrenador. Esta etapa puede ser muy complicada si mamá no tiene la paciencia que el pequeño necesita para superar con éxito el proceso.
 
Programa todas estas despedidas, que sean de una a una, de repente tu niño sentirá que le quitas las cosas que lo hacen sentir bien; el proceso más difícil es el del pañal así que podrías experimentar primero cambiar de cuna a cama. Que se sienta en su propio espacio y agarre confianza para lo que viene.
 
Una vez que la etapa de la cama esté superada, vamos con el chupón. Por salud bucal de tu pequeño lo ideal es que deje el chupón y biberón. Puedes sustituir algunos meses por vaso entrenador o de plano hacerlo que tome en vaso normal de plástico. Los de sus personajes favoritos serán tus aliados.
 
La más difícil de las tareas, ayudar a tu pequeño a dejar el pañal. El proceso debe iniciarse una vez que estés completamente segura de que está preparado para el proceso.
 
Cada pequeño maneja las cosas a su ritmo, uno puede dejar con facilidad todo y a otro le puede costar incluso meses. Dale todo el cariño y paciencia que necesita.
 
¿Cómo fue el proceso de despedirse de todo esto?
 
Fuente: Baby Center