Usar el baño es divertido.

Esperamos con ansia ese momento en que nuestro pequeño deje el pañal para no preocuparnos más por cambiar pañales. Aunque no va a suceder de la noche a la mañana, tu pequeño aprenderá poco a poco y mucho mejor de lo que crees.

 

¿Cuándo sabrás que tu bebé está listo? Con poquito más de un año de edad, tu pequeño ya identifica si quiere hacer pipí o popó, la mayoría de los niños están listos para dejar el pañal a los 18 meses pero otros no demuestran interés hasta después de los 3 años.

 

Demos un tiempo al bebé para que vaya asimilando todo y, ya llegados los 24 meses, es hora de que empecemos con la tarea de decirle adiós al pañal. Analiza qué tanto obedece instrucciones el niño, si camina y se sienta solo. ¿Trata de imitar a los papás cuando va al baño? Es importante su habilidad para poder bajar y subir su ropa interior.

 

¡Comienza la aventura! Compra los accesorios necesarios para que el niño pueda ir al baño, ya sea un excusado pequeño o un asiento para el excusado de casa. Enséñale a sentarse en el baño, primero con ropa, que sea unas cuantas veces al día, de esta manera empezará a adoptarlo a su vida diaria.

 

Despídanse del pañal y explícale que cada vez que quiera hacer del baño debe avisar para que lo acompañes. No tengas miedo y muéstrale cómo se hace. Si es niño es más fácil que se acostumbre por un tiempo a hacer sentado y que después domine la técnica para poder orinar parado.

Motívalo a ser independiente y que cada vez que lo haga bien sea un logro acompañado de un abrazo, una sonrisa y ¿por qué no?, ¡un pequeño premio!

 

Calma cuando haya algún accidente, el pequeño está aprendiendo y hay que tenerle mucha paciencia sobre todo cuando pase por las noches. No lo regañes, hay que tener paciencia y animarlo a que siga con su entrenamiento.


¿Cómo ha sido la experiencia de tu pequeño al ir al baño?