Siestas largas… ¡Por fin!

Muchas de las veces el conseguir que tu pequeño tome siestas es todo un logro. Los duermes y aunque trates de que no haya el mínimo ruido en casa ellos de inmediato abren los ojos y la tarea de llorar inconsolablemente empieza.

 

Te traemos varias recomendaciones para que ahora tome siestas más largas y de esta manera te dará el tiempo suficiente para lograr resolver tus pendientes del día.

Su duración deben ser de entre 2 y 2 horas ½ a medio día, esto les ayudará a tener la energía suficiente para quedarse despiertos durante el resto de la tarde.

No permitas que tu pequeño se pase del tiempo ideal que debe descansar, como sabes el sueño tiene que ver con la buena salud es por eso que deben dormir un momento por la tarde y toda la noche.

Por las noches es preferible que el horario en el que debe ir a la cama tu pequeño sea alrededor de las 9 de la noche para que duerma entre 11 y 12 horas.

La mayoría de las veces que tu pequeñito tiene mal humor se debe a que no se siente lo suficiente descansado ya que no está durmiendo el tiempo que demanda. Si llega a desperter al poco tiempo que inició su sueño te recomendamos arroparlo y arrullarlo para que continúe con el sueño.

Ya no tendrás más problemas porque no quiere levantarse por las mañanas y anda de malas todo el día.

 

¡Vivan las siestas largas!