Elige el calzado adecuado para tus hijos.

Ahora que el pequeño ya camina solo, el calzado forma parte fundamental de su vida diaria, y es importante que sea cómodo y le guste. Hay una gran variedad para la personalidad de cada pequeñito.
 
Escoge un par de tela para favorecer la transpiración de sus pies, ya sean tenis para niños o ballerinas para niñas. La suela debe ser flexible, ligera y antideslizante para evitar accidentes, hay pisos muy resbalosos y lo mejor es que estés prevenida para cualquier incidente.
 
Deben tener un poco de tacón para facilitar el juego de la articulación y evitar los molestos calambres. La punta del zapato debe ser ancha y redonda o cuadrada para mayor comodidad. Jamás elijas los de punta porque oprimen el empeine.
 
Procura que tengan contención firme en el empeine, zapatos con agujetas, hebillas o velcro. Mídeselos perfectamente para evitar que cuando corra o juegue se le salgan. Procura comprarle siempre medio número más del que calza porque le durarán un poco más y no van a lastimarle si se le hinchan los pies.
 
Las botas no son para el diario, solo días de frío y humedad. Este tipo de calzado no permite la movilidad con libertad del tobillo y perjudica el desarrollo del mismo. No abuses de las chanclitas de plástico, hace que su pie sude todo el tiempo lo cual provoca humedad y a la larga puede causarle hongo o irritaciones.
 
Elige un buen calzado para tu pequeño, así sabrás que lo proteges a cada paso que da.
 
Fuente: Guía Infantil