Ayúdale a controlar sus esfínteres.

Son los papás los que deciden que es tiempo de quitar el pañal por comodidad, siempre y cuando él esté listo. No puedes obligar a tu pequeño a nada o, de lo contrario, no va a lograrlo. A sus dos años tiene la madurez necesaria para empezar con la tarea.

 

El control de esfínteres requiere de tiempo, dedicación y paciencia por parte de los padres. Todo empieza cuando retiras el pañal durante el día y necesitas el apoyo de tu pequeñito. Aunque haya accidentes él debe sentir que sus papás están para apoyarlo y entenderlo.

 

Haz un registro algunas semanas de las horas en que el niño se sienta en la bacinica o baño e incluso en el pañal. La cantidad de líquidos que bebe también influye. Si el pequeño pasa más de hora y media con el pañal o calzón seco el proceso será más fácil.

 

Ahora que han decidido dejar el pañal es importante que lo mantengas así o lo confundirás y jamás lograrás que él controle sus esfínteres. Siempre que deba ir al baño, acompáñalo. Refuerza la tarea con elogios y cariños para que consiga hacer.

 

En caso de un accidente no lo regañes, déjalo unos minutos así. La sensación del pantalón mojado no le va a gustar y de esta manera sabrá que debe avisar a mami la próxima vez que quiera ir al baño.

 

La tarea de controlar la orina por el día será muy diferente por la noche ya que está dormido, no siente ganas y simplemente se hace. Una buena técnica es sentarlo en el baño antes de ponerlo en la cama pero si no tiene ganas, será imposible que haga.

 

Está en un proceso más difícil del que crees, no lo obligues, atiéndelo y comprende sus necesidades. El pequeño estará tranquilo si tú lo estás.

 

¿Cómo van con la tarea de control de esfínteres?

 

Fuente: About Kids Health