Mi bebé ya no quiere ser mi bebé.

Por más que creamos que tenemos un bebé en casa, el niño y su independencia están haciendo que crea que es un adulto que se puede cuidar solo. Además recuerda que les estás enseñando ciertas cosas para que se sienta como niño grande.

 

Ahora el pequeño de tan solo dos años intenta ir al baño solo, sin tu ayuda, se lava los dientes e incluso se arrulla mientras le cuentas una historia. Ese pequeño poco a poco está siendo un niño grande que tendrá ganas de estar solo y hacer sus cosas lejos de mamá y papá.

 

Le van a llamar la atención muchas cosas y empezará a preguntar para todo, probablemente las veces en que el pequeño necesite de ti se vayan haciendo menos; ésto no quiere decir que está dejándo de quererte ni mucho menos, eres su mamá y eres la persona más importante para él.

 

Pero hay que tener claro que ese bebé tan pequeño está listo y deseoso de explorar nuevas cosas en las que no le ayudes. Los niños a su alrededor son, en mayor o menor grado, independientes de sus padres y eso también va a influir en que tu hijo quiera tomar las riendas por sí mismo.

 

Dale su espacio y tiempo, dale amor cuando lo necesite, apóyalo cuando se ponga a explorar y sienta que es un adulto. Recuerda que siempre será tu bebé.