Haz divertida su visita al baño.

Uno de los momentos en que más cuidado debemos tener con nuestros pequeños es en la tarea de enseñarlo a ir al baño para que después lo hagan solos. Para que a ellos les guste ir la mejor es que empiecen a percibirlo como algo divertido.

 

La ida al baño empieza siendo un juego y su juguete favorito puede estar implicado. Toma el juguete que sabes que le encanta y vístelo, ahora tiene dos pequeñitos en casa que debes atender. Y es hora de llevar al juguete bebé al baño, muéstrale a tu pequeño cómo se hace: baja sus pantalones, siéntalo en el excusado, léele un libro mientras esperan, ayúdalo a limpiarse correctamente, subirse los pantalones y, por último jalarle al retrete, lávense las manos y continúen jugando.

 

Ahora deja que tu pequeño sea el papá o mamá y siga con el juguete los mismos pasos que tú, de ser necesario corrígelo. Jugar a esto con frecuencia será divertido para tu pequeño y, cuando tenga que hacerlo pondrá en práctica sus juegos.

 

Busca algunos juegos que tu pequeño pueda hacer mientras está sentado, “tiro al blanco” con algunos trozos pequeños de papel higiénico y juguetes que tu pequeño debe intentar derribar.

 

Utiliza libros especiales que expliquen con más imágenes que texto cómo tu pequeño debe ir al baño. De esta manera él sabrá qué pasos debe seguir. Deja al lado del retrete un canastito donde guardes todos sus libros para que elija el que se le antoja ver.

 

Si quieres empiezar por una bacinica, llévalo a que elija la que más le guste para que se sienta a gusto cuando va al baño. Debe encontrar comodidad y seguridad cada que se siente para hacer del baño.

 

De esta manera será más fácil para tu pequeño ir al sanitario. ¿Cuáles son los juegos que haces con tu pequeño para ir al baño?

  

Fuente: Extensión de la Universidad de Illinois