Enséñale a no hablar con desconocidos.

Es importante que desde muy pequeño le enseñes a tu hijo la importancia de no hablar y mucho menos irse con un desconocido. Para nosotras suena fácil decirlo, pero cualquier distractor es importante a la hora de que tu pequeño converse con una persona que jamás ha visto.

 

La mayoría de las veces no le vemos lo malo a que conozca a otros niños, pero la alerta se enciende cuando lo vemos cerca de personas desconocidas que tratan de platicar con ellos.

 

Sin embargo, al inculcarle a tu pequeño que no hable con nadie que no conozca, indirectamente siembras miedo en él de no dirigirse a nadie que no haya visto antes. Lo ideal es decirle que no puede hablar con nadie sin que mamá o papá den permiso, así él siempre te consultará con quien puede y no hablar.

 

Un niño asustado cuando se pierde en el supermercado, por ejemplo, será un niño sin juicio sobre en quién confiar. Debes ser clara y darle slgunas indicaciones en caso de que pase algo así. No salir del establecimiento bajo ninguna circunstancia y pedir ayuda a alguien que tenga el uniforme de la tienda. Enséñalo a aprenderse su nombre y apellido así como el de mamá y papá.

 

Puede aceptar cosas de los papás, familiares, maestra o amiguitos de la escuela y de nadie más. Es importante que tu pequeño tenga esto en claro, así, cuando un desconocido se acerque a ofrecerle algo él lo rechazará.

 

Ahora que le has dado a tu pequeño algunas lecciones de seguridad, es indispensable que no lo confundas y cumplas las normas que le has enseñado.

 

Algunas medidas para mamá y papá: no pongan su nombre en lugares visibles de la ropa o mochila, no lo obligues a dar besos o abrazos cuando no quiere o, de lo contrario, pensará que decir “no” siempre está mal.

 

¡Dale seguridad y cuidado a tu pequeño!

 

 

Fuente: Illinois Early Learning Project